martes, 16 de mayo de 2017

Publicado el martes, mayo 16, 2017 por con 0 comentarios

El deterioro de los libros y su conservación en la Biblioteca de Humanidades

El pasado jueves 11 se llevó a cabo en las instalaciones de la Biblioteca de Humanidades la conferencia “Préstamo de libros y conservación”, a cargo de Mar Núñez Díaz-Corralejo, especialista en encuadernación y restauración de libros.

Como indica su título, la charla versó sobre las complicaciones más frecuentes que produce el préstamo de libros de la biblioteca y su tratamiento. Núñez explicó que existen diversas causas por las que se dañan los libros. Algunas de ellas tienen que ver con razones externas, como el clima, los materiales con los que fue elaborada la obra, su antigüedad; mientras que otras están directamente ligadas al trato que le dan los usuarios.

La especialista hizo hincapié en la debilidad que tiene un libro prestado frente a aquel otro que permanece resguardado en una instalación apropiada. Eso justifica la prohibición de préstamo que existe para algunos casos, como los libros de fondo antiguo o de raros o su limitación.

Por otra parte, Núñez se explayó sobre la posibilidad de reparar los casos que lo ameritan, dado que, por ejemplo, no existen más copias o son libros muy antiguos. En otras ocasiones, en cambio, conviene hacerse de un nuevo ejemplar.

En 2016 se realizaron cerca de sesenta mil préstamos en la Biblioteca de Humanidades. Ese número indica que es imposible reparar todos los casos de libros deteriorados. En ese sentido, se establece una prioridad y se busca que la reparación sea lo suficientemente minuciosa como para que no se noten los cambios.

Los daños más frecuentes en libros prestados suelen ser los subrayados, las manchas de líquidos sobre las hojas, la exposición a altas temperaturas y el desarme de la estructura (tapas, lomos, hojas internas, etc.).

La conferencia también contó con una parte explicativa en la que se describieron las técnicas empleadas para la reparación de libros estropeados y las maneras para evitar el deterioro de aquellos que permanecen guardados en los depósitos. Por último, hubo un tiempo de preguntas formuladas por los asistentes.

Se trató de una oportunidad de aprendizaje y de concienciación general sobre la importancia de cuidar los libros.


0 comentarios: