martes, 16 de mayo de 2017

Publicado el martes, mayo 16, 2017 por con 0 comentarios

Sugerimos: Dilo en voz alta y nos reímos todos

Animadores socioculturales, organizadores de festejos, terapeutas de pareja, psicólogos, enfermeros, canguros, conferenciantes, actores, traductores simultáneos, policías, guías turísticos, trabajadores sociales, seguratas, jefes de protocolo, conductores y taxistas… y además de todas estas funciones, dan clase o, al menos lo intentan. No cabe duda, estamos hablando del profesorado de Educación Secundaria.  Del profesorado, sí, pero también de los alumnos, de los padres y de la educación, sin tapujos, nos habla el novelista, dramaturgo, filólogo y profe Fernando J. López en su “manual gamberro de supervivencia en secundaria”: Dilo en voz alta y nos reímos todos (Editorial Planeta, 2016).

Si eres profe de Secundaria, será muy difícil que no te identifiques con algunas de las situaciones descritas en el texto, como también lo será que no se te escapen unas cuantas risas recorriendo sus páginas. Desde la supervivencia en el claustro de profesores o los mecanismos para afrontar una guardia al complejo diseño del mapa geográfico del aula y la fascinación por la originalidad de algunas respuestas de examen. El título hace honor al contenido: la risa es inevitable.

Si aún no eres profe de Secundaria, pero quieres serlo, en esta obra encontrarás todo lo que no te contaron en el antiguo CAP o lo que posiblemente no te contarán en el máster en formación de profesorado: dosis ingentes de realidad de aula. Fernando J. López comparte su experiencia como profesor de instituto en voz alta, permitiéndonos aprender de situaciones que todo futuro docente podrá encontrar en sus camino y planteando preguntas que todos nos hicimos: ¿cuál es la mejor hora para dar clase?, ¿de dónde surge la chiclefobia docente?, ¿cómo innovar en el aula?, ¿un 4,5 es un 5?, ¿qué tipología básica de alumnos existen?, ¿cómo sobrevivir al “y esto para qué sirve”?, ¿educas o enseñas?

Si no eres profe, ni quieres serlo, da igual, porque seguro que alguna vez has sido alumno o incluso eres padre. Este libro te ayudará a conocer de primera mano lo que ocurre más allá de las puertas del insti. Y es que como recoge el propio autor, solo se puede hablar con humor de algo que realmente apasiona. Dilo en voz alta y nos reímos todos es una mirada irónica y crítica a las aulas de nuestros centros de ESO y Bachillerato que, en clave de humor, verbaliza todos aquellos pensamientos, miedos, reflexiones, dudas e ilusiones de quienes enseñan Música, Matemáticas, Lengua o Química y más allá, de quienes educan. Porque es necesario dar (más) voz a quienes conocen las aulas de primera mano, tanto en la sociedad como en la formación de los futuros docentes. Porque es necesario que todos esos pensamientos, miedos, reflexiones, dudas e ilusiones sean dichas en voz alta. Porque, en palabras del autor, las tizan pueden cambiar el mundo. Por todo ello, léelo en voz alta y seguro que, además de reírnos, aprendemos todos. 

0 comentarios: