jueves, 19 de octubre de 2017

Publicado el jueves, octubre 19, 2017 por con 0 comentarios

España se seca. Noticia económica destacada.

Este año, España se enfrenta a una insólita sequía que, como alertaba el diario El País, ya ha obligado a las autoridades a declarar el estado de sequía en tres cuencas hidrológicas y a comenzar a restringir el suministro de agua en Galicia.

En España, en cualquier situación de sequía, es el campo el primero en verse afectado, ya que las actividades agrícolas absorben el 65% del consumo de agua en nuestro país, según Eurostat.

Sin embargo, dentro de este sector, cobran una especial relevancia las técnicas de riego empleadas, ya que influyen decisivamente en la cantidad de agua que se gasta en las plantaciones.

Existen tres técnicas principales:

  1. El riego por aspersión es el más tradicional: consistente en arrojar mecánicamente agua sobre las plantas.
  2. El riego por gravedad se practica inundando los campos mediante canales de riego y acequias (abunda en el Levante y en los valles del Ebro y del Guadalquivir).
  3. El método más innovador es el riego por goteo o localizado.

Como se puede averiguar en dos de las bases de datos que la página web de la biblioteca de la UAM ofrece, la del Instituto Nacional de Estadística y la del Ministerio de Agricultura, el riego que más agua gasta en España es el del sistema por goteo, con un consumo de más de 5.700 millones de metros cúbicos, un 38,4% del total. Sin embargo, pese a ser el que más agua consume, se debe tener en cuenta que es el tipo de regadío más extendido en España, con un número de hectáreas dedicadas casi igual a la suma de los otros dos tipos, como se puede apreciar a continuación:


Así, si lo que se toma en consideración es la cantidad de agua que se requiere para irrigar una misma hectárea con cada una de las tres técnicas, se comprueba que la relación de eficiencia hídrica es sumamente favorable al goteo, más de un 40% más ahorrativo que el riego por gravedad, el más despilfarrador, como se visualiza a continuación:


En conclusión, ante la sequía a la que se enfrenta España a día de hoy, y como paliativo frente a las que puedan afectarla en el futuro, el desarrollo y extensión de prácticas agrícolas, en general, y de riego, en particular, que reduzcan el gasto de agua puede suponer una importante ayuda.

NOTA: Los datos numéricos y gráficos expuestos en este artículo han sido elaborados en el Centro de Documentación Estadística de la Biblioteca de Económicas, gracias a los datos que se pueden obtener en las bases de datos Eurostat, INEbase y MAPAMA (Ministerio de Agricultura de España); todas ellas accesibles a través del listado A-Z de la página web de la biblioteca de la UAM.

¿Quieres leer otra noticia económica destacada en el blog?

Foto: Flickr

0 comentarios: