jueves, 26 de octubre de 2017

Publicado el jueves, octubre 26, 2017 por con 0 comentarios

Palabras filmadas: Al este del Edén (1955)

Contaba el hijo del Nobel de Literatura John Steinbeck (Salinas, California, 1902- Nueva York, 1968) que una vez le preguntó a su padre por qué era escritor, a lo que éste respondió: "Para volver a conectar a los humanos con su humanidad".

El humanitarismo, la preocupación por los más desfavorecidos, está siempre presente en la obra de John Steinbeck: "Al este del Edén" (1952) su obra favorita, es un buen ejemplo. El gran éxito del libro hizo que en 1955 fuera llevado al cine bajo la dirección de Elia Kazan (Estambul, 1909-Nueva York, 2003), gran amigo del escritor y con el que ya había colaborado antes. Sin embargo, Kazan tenía sus propias ideas: sólo quería filmar el último cuarto de la novela, centrarse en las relaciones paterno filiales, la incomprensión entre generaciones, la culpa y el libre albedrío. Steinbeck dio su aprobación y de hecho quedó encantado con el enfoque de Kazan.

"Al este del Edén" es una película de resonancias bíblicas (cuando Caín mató a su hermano fue expulsado al este del Edén) ambientada en 1917 en el valle de Salinas, que refleja las relaciones entre un agricultor, Adam Trask y sus dos hijos, Aron y Cal, con los ecos de la primera guerra mundial de fondo. Aron (Richard Davalos) sería un reflejo de Abel, el buen hijo y Caleb (James Dean) de Caín, aunque no sin matices. Cal es avispado y práctico, pero también poco escrupuloso, lo que choca con el carácter puritano y severo de Adam (Raymond Massey) que prefiere al en apariencia perfecto Aron. Esto hiere profundamente a Cal, siempre ansioso por agradar a su padre. Pero éste le teme porque no se parece a él, sino que le recuerda a su esposa Kathy, la madre de los chicos, quien abandonó sin más a su familia para acabar regentando un burdel y vivir libremente; de ella habría heredado Cal las malas inclinaciones. El descubrimiento por parte de Cal de que su madre no ha muerto y de su forma de vida, que Adam ha ocultado celosamente a sus hijos, provocará un terrible drama. El personaje de la madre es descrito en la novela con rasgos psicopáticos; gracias a él Jo Van Fleet consiguió el Oscar a la mejor actriz de reparto, aunque en la película el perfil del violento y duro personaje se suaviza.

El otro puntal femenino de la narración es la compasiva Abra (Julie Harris), novia de Aron, que se debate entre los dos hermanos pues quiere ser amada como una mujer y no venerada como una santa. Abra se acaba convirtiendo en el gran apoyo del atormentado Cal, a quien se esfuerza por comprender, pues aprecia en él buenos sentimientos.

El personaje de Cal Trask supuso el debut cinematográfico de James Dean (Marion, EEUU, 1931- Paso Robles, 1955). Su corta y meteórica carrera se circunscribe a tres únicas películas, “Al este del Edén”, “Rebelde sin causa” (1955) y “Gigante” (1956). Lamentablemente sólo vio estrenar la primera, aunque por las tres recibió nominaciones a varios premios, incluidas dos póstumas al Oscar al mejor actor por “Al este del Edén” y “Gigante”. Sin embargo, le bastaron para convertirse en símbolo de la juventud norteamericana rebelde e inconformista de los 50 y en un mito universal.

Como persona era un misterio. De carácter tímido y retraído, fue descubierto por Kazan en el teatro y aunque ni a éste ni a Steinbeck les entusiasmaba al principio, le dieron el papel porque vieron en él el reflejo exacto de su personaje. Dean, alumno del Actor’s Studio, plasmó en la pantalla sus propias inseguridades, pues al igual que Steinbeck y Kazan, mantuvo unas complicadas relaciones con su padre que le marcaron de por vida. Su interpretación en "Al este del Edén" es tan sentida, logra transmitir tal vulnerabilidad que cuesta no compadecerse de su sufrimiento de hijo no querido. Cabe preguntarse a qué alturas del séptimo arte habría llegado James Dean de no haber muerto trágicamente en un accidente de coche a los 24 años, precisamente en una carretera de Salinas.


Imagen: IMDb
Video: YouTube

0 comentarios: