martes, 14 de noviembre de 2017

Publicado el martes, noviembre 14, 2017 por con 0 comentarios

Anécdotas de nuestros científicos y tecnólogos: Hedy Lamarr

Hedwig Eva María Kiesler, conocida como Hedy Lamarr (Viena, 9 de noviembre de 1914-Orlando, 19 de enero de 2000) es la tecnóloga que presentamos este mes en la Biblioteca Politécnica. Hija de un banquero de origen ucraniano y de una pianista de ascendencia húngara, estudió en internados de Austria y Suiza, donde recibió una esmerada educación. A los 16 años comenzó sus estudios en ingeniería, que abandonó en 1933 y empezó en el teatro berlinés como alumna del director Max Reinhardt. Bautizada con los nombres artísticos de Hedwig Kiesler y Hedy Kiesler, consiguió papeles en películas de producción checa y alemana y en 1932 protagonizó "Éxtasis", film dirigido por Gustav Machaty, en el que Hedy Lamarr representó uno de los primeros y más famosos desnudos de la historia del cine.
Casada contra su voluntad con Friedrich Mandl, empresario que proveía de armamento a los líderes fascistas Adolf Hitler y Benito Mussolini, fue encerrada por su marido y obligada a ir con él a todos los eventos, lo que aprovechó para informarse de la tecnología armamentística de la época. En 1937 Hedwig escapó a París y de ahí a Hollywood, donde la Metro Goldwyn Mayer la convertiría en Hedy Lamarr. Allí protagonizó películas como "Esta mujer es mía"(W.S. Van Dyke, 1939), con Spancer Tracy; "Camarada X" (King Vidor, 1940), con Clark Gable; "No puedo vivir sin ti" (Clarence Brown, 1941), al lado de James Stewart. Pero quizá sea "Sansón y Dalila" (Cecil B. DeMille, 1949), junto a Víctor Mature, la que le dio mayor éxito. Después de su retirada en 1957 pasó por penurias económicas y en 1966 se publica su autobiografía: "Ecstasy and me", donde aparecían sus escándalos amorosos. Al final de su vida se aficionó a la cirugía estética y se recluyó en su mansión de Miami.
 
Su logro como ingeniera e inventora fue, junto con su amigo el compositor George Antheil, un sistema para construir torpedos teledirigidos por radio que no pudieran ser detectados por el enemigo. Inspirado en un principio musical, el invento funcionaba con ochenta y ocho frecuencias, equivalentes a las teclas del piano, y era capaz de hacer saltar señales de transmisión entre las frecuencias del espectro magnético (espectro ensanchado por salto de frecuencia). Dicho invento fue registrado con la patente número 2.292.387 en agosto de 1942. El nombre en el documento es H. K. Markey, es decir Hedwig Kiesler Markey, que identifica a nuestra actriz. Aunque en un primer momento no tuvo éxito, se aplicó por primera vez durante la crisis de los misiles de Cuba, en 1962. Más adelante tuvo su utilidad en el ámbito civil en el campo de las telecomunicaciones, concretamente las tecnologías inalámbricas, como Wifi o Bluetooth.
 
Aunque tardaron en llegar los reconocimientos, le concedieron el Pioner Award en 1997. Comentó escuetamente "It's about time" (ya era hora). Ese mismo año, junto a Antheil, recibió el Bulbie Gnass Spirit of Archievement Award, así como una distinción honorífica por el proyecto Milstar. En 1998 la Asociación Austriaca de Inventores y Titulares de Patentes le concedió la medalla Viktor Kaplan y en 1999 el Kunsthalle de Viena organizó un proyecto multimediático de homenaje a la actriz. Por otra parte, el 9 de noviembre se celebra el día del inventor en honor a ella, por ser el día de su nacimiento.
 
En la Biblioteca Politécnica puedes encontrar una exposición bibliográfica con su autobiografía y obras sobre materias como la técnica del espectro ensanchado, radiofrecuencia, Wifi, Bluetooth.
 
Más información:
 
 

0 comentarios: