lunes, 18 de diciembre de 2017

Publicado el lunes, diciembre 18, 2017 por con 0 comentarios

Marcos Hernández, universitario emprendedor

       
      "Al terminar  tuve la suerte de poder ir a Costa Rica a trabajar en un proyecto de conservación de tortugas marinas y comenzar así a desarrollar una carrera profesional en el mundo de la conservación. Además de descubrir el asombroso mundo de estos animales, quedé sorprendido de la enorme biodiversidad que alberga el país, y que contrastaría enormemente con el que sería mi destino posterior, la isla de Sal, en Cabo Verde.

      El archipiélago africano alberga la tercera población mundial de la tortuga Caretta caretta, especie protegida, al igual que las otras 6 especies de tortugas marinas que se encuentran en los mares y océanos del mundo. Aquí tuve la suerte de conocer a unas personas fantásticas, junto a las que fundé Projeto Biodiversidade, una organización caboverdiana sin ánimo de lucro con el objetivo de proteger y conservar las tortugas marinas, los ecosistemas y los  recursos naturales que alberga la isla de Sal, contando con la participación local y con un programa educativo en cada una de las escuelas e institutos de la isla. Actualmente, además del programa de conservación de tortugas marinas y del programa educativo, hemos comenzado dos nuevos proyectos con aves, uno con el Águila Pescadora (Pandion haliaetus), y otro con el Rabo de Junco (Phaethon aethereus).

          Lamentablemente, la conservación del patrimonio natural no se encuentra en la agenda política internacional y mucho menos en la del gobierno nacional,  por lo que cada día luchamos contra un turismo salvaje y depredador, buscando nuevas fuentes de ingresos que nos permitan continuar y ampliar nuestro trabajo,  tratando de aportar nuestro granito de arena en que las futuras generaciones puedan disfrutar de todo lo que nosotros tenemos hoy en día".

0 comentarios: